MAQUILLAJE PARA NOVIAS

Seguro que vuestra boda ya está cerca y estáis terminando con los preparativos, confirmar invitaciones, preparar los detalles para los invitados, hacer la prueba del vestido….
Pero también estáis a punto de decidir cuál va a ser vuestro estilismo y es muy importante confiarse a unos buenos profesionales. El maquillaje de la novia es muy muy importante!

2 meses antes de vuestra boda:
Es necesario empezar a preparar las pruebas tanto de peinado como de maquillaje.

Si prefieres un centro especializado en este sector, acude a él para que te puedan tratar la piel y asesorarte para que luzcas un bonito y sobretodo discreto maquillaje. Es la base de todo, la discreción!

Si prefieres hacerlo tú misma, siempre puedes encontrar unos buenos consejos en tutoriales.

Nuestros consejos son:

1. Utiliza tonos suaves de maquillaje, no utilices fondos de maquillaje muy oscuro, éstos hacen que la piel parezca más envejecida.

2. No abuses de los brillos. Unas sobras difuminadas y mates, darán más profundidad a tu mirada y conseguirás un efecto sorprendente.

3. Si te atreves, unas pestañas postizas pueden realzar tu mirada y te vas a sentir muy guapa!

4. Utiliza buenos productos, es importante que sean de larga duración y de buenas marcas, no puedes permitirte que un día tan especial acabes con el rimel corrido o con manchas en la piel porque tu maquillaje no está bien fijado.

5. No utilices colores llamativos en coloretes y sombras de ojos. Los tonos terracota y rosas, son una apuesta segura. Deja los violetas, verdes, dorados y rojos para ocasiones donde tu no seas la «prota» y luzcas un vestidazo de fiesta!

6. Los labios: Una novia debe dar una imagen de frescura, pues ese precioso vestido blanco, debe ir acompañado de un rostro dulce. Los labios en un tono natural con un pequeño toque de brillo es suficiente para estar radiantes.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp

Configurador BookNovias

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.