¿Te casas este otoño? Cuida tu piel en verano

Hola amigas, estos días de veranito hemos de aprovechar para broncearnos y coger un tono espléndido para que en Septiembre y Octubre (meses de muchas bodas) luzcamos una piel dorada y bronceada. Es posible mantener tu bronceado con unos simples pasos.

Ya sea porque te casas o seas inviata a una boda, estos consejos te van a interesar.

Muy pocas veces dedicamos el tiempo necesario para cuidarnos y sobre todo cuidar nuestra piel. Exfoliarla, hidratarla (tanto por dentro como por fuera). Pues ahora tienes la excusa perfecta para dedicarte unos minutos de cariño ;))

Son fáciles tratamientos a seguir, si no tienes tiempo o no quieres gastarte dinero en un tratamiento en centros especializados, puedes hacerlo tu misma en casa.
1er paso: Exfoliar nuestra piel e hidratarla: La exfoliación es un paso muy importante, pues hemos de eliminar células que muestran nuestra piel cansada y apagada. Es recomendable exfoliar nuestra piel 2 veces al mes y así lucir nuestra piel con un aspecto terso y suave.

Para exfoliar la piel podemos utilizar productos químicos, como cremas exfoliantes que escogeremos según nuestro tipo de piel. Existen cremas para pieles grasas, mixtas o secas. Pide consejo en tu perfumería o centro de estética sobre la más adecuada.

Exfoliante natural: Un tratamiento fácil es utilizar sal marina con un poco de aceite de oliva, mezclarlos en un tarrito y aplicar por las zonas a exfoliar, sobre todo aplicalo con suavidad masajeando la zona con tus manos. En unos minutos retirar la mezcla con agua tibia.

También es muy común utilizar el azúcar como exfoliante mezclado con aceite de oliva, también puedes hacer la mezcla de azúcar y limón, aunque según que zonas delicadas puede resultar muy irritante para la piel. Una vez aplicada la mezcla con un ligero masaje, dejar actuar unos minutos y retirar con agua templada y si hace calor, con agua fría, te sentará genial!

2º paso: La Hidratación. El sol, las altas temperaturas, los aires acondicionados son factores que estropean la elasticidad de nuestra piel y por ello hemos de cuidarla mucho más que el resto del año. Tan importante es hidratar por fuera como por dentro, así que se aconseja beber mucha agua durante el día, al menos 2 ltr. Beber esta cantidad de agua en verano es muy fácil. Pon en tu bolso una botella pequeña de 50cl de agua y verás que sin darte cuenta la habrás rellenado 4 veces. El resto lo irás bebiendo durante las comidas.


Hidratar la piel: Aplicarnos una crema hidratante es fundamental para que la piel tenga ese tacto suave y al mismo tiempo recupere la elasticidad y evitar sequedades muy habituales en esta época del año. Las cremas hidratantes más efectivas son las que contienen aloe vera, ayuda a descomponer con más rápidez las células muertas y la piel queda muy suave.

Con estos pasos ya tienes la piel preparada para tomar el sol y conseguir un bronceado uniforme y duradero. Siempre con precaución y con cremas protectoras mínimo factor 15 los primeros días. Si tu piel es muy blanca el factor de protección será mayor.

¿Sabes cómo tomar el sol?
Durante años hemos oido las recomendaciones para evitar quemaduras al sol y posibles cánceres de piel. Pero no está de más repasar algunos consejos:

– Aplicar las cremas protectoras 30 min. antes de la exposición solar.
– Evitar las horas de mayor intensidad solar (de 11’30h a 16h). Si ese es tu horario para poder escaparte a la playa o la piscina, evita exponerte al sol durante tiempo prolongado.
– Cada 2 horas renueva tu crema solar. No aproveches las cremas de años anteriores, no son tan efectivas.

Y recuerda, tomar el sol en exceso acelera el proceso de envejecimiento de la piel, aparecen arrugas y manchitas que no podremos eliminar, así que con estos consejos, consigue una piel firme, tersa, luminosa y bronceada!!

Os dejo un enlace de youtube donde explica cómo haceros la exfoliación.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp

Configurador BookNovias

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.